Salud ensaya en tres hospitales un nuevo modelo de gestión de pabellones para reducir las cirugías en espera

15.03.15

En 2014, 226 mil pacientes aguardaban una operación:

Diseño está a cargo de la U. de Chile y podría disminuir a la mitad las intervenciones que se suspenden por problemas administrativos y de coordinación de los equipos médicos.

CARLOS SAID

Una de las dificultades que hoy tiene el Ministerio de Salud para disminuir la lista de espera quirúrgica -que a fines de 2014 era de 226 mil personas- es la baja capacidad productiva que tienen los pabellones de sus hospitales. Se calcula que hoy las salas de operación son aprovechadas solo al 60%, a pesar de que el área quirúrgica supone un tercio del costo fijo de los recintos.

Para revertir esta situación, el Ministerio de Salud está ensayando en tres hospitales -el Exequiel González Cortés, donde comenzaron el año pasado, y el San Borja y Sótero del Río, donde comenzaron este año- un nuevo modelo de gestión de pabellones, que permita subsanar las fallas que hoy ocurren en los hospitales y que impiden aprovechar mejor los recursos técnicos y humanos.

“Hay cirugías que se suspenden porque a los pacientes les dieron desayuno (cuando no debían hacerlo), o porque en el hospital no se preocuparon de tener el insumo el día que correspondía”, explica la subsecretaria de Redes Asistenciales, Angélica Verdugo. También dice que “se demoran mucho en sacar al paciente y en hacer el aseo”, lo que impide usar con mayor intensidad las salas.

El nuevo modelo lo desarrollará el Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, y el académico a cargo, Óscar Barros, dice que el sistema permitiría reducir a la mitad la suspensión de cirugías por problemas de coordinación en el equipo médico.

Barros cuenta que el modelo tiene cuatro pasos (ver infografía). El primero es “establecer el tiempo máximo que el paciente no debiera sobrepasar, porque de lo contrario corre en riesgo su vida, y eso antes no se hacía”, explica, para lo que se requiere el uso de un software informático que actualice la información constantemente.

Luego de priorizar -dice- hay que factibilizar, viendo que el paciente tenga sus procedimientos médicos al día, para que “cuando llegue a la sala para esperar el pabellón, el paciente pueda ser efectivamente operado”. Barros explica que este paso solo requiere más orden dentro del equipo de cirugía.

El tercer proceso es la programación de pabellones, que hoy se hace en reuniones entre los médicos, mientras que el cuarto es el monitoreo de las salas. Así, si “se atrasan los exámenes de pacientes que llevan una hora esperando para tener el alta, el encargado pueda ir a pedirlos”, explica.

Lista de espera “viva”

Actualmente, ya funciona un piloto de este modelo en el Hospital Exequiel González Cortés. La directora del recinto, María Begoña Yarza, dice que el sistema ha sido exitoso, y que entre marzo y diciembre del año pasado operaron más pacientes que en los tres años anteriores.

De hecho, cuenta que si en 2013 el 40% de las cirugías que realizaron llevaban más de un año esperando, en 2014 solo el 10% de los pacientes operados tuvo esa condición.

“Con el software , hacemos la programación de pabellones y 48 horas antes sabemos qué se requiere, así nos preparamos y no suspendemos la cirugía”, explica Yarza.

De esta forma, “tenemos una lista de espera viva, donde podemos saber en la misma tarde quiénes se operaron y quiénes están en espera, y la toma de decisiones es más fácil”.

Incluso, Yarza dice que, a la tarde del viernes, sabía con claridad que aún le quedaban 45 niños con más de un año de espera que tenían que operar.

Este año el modelo está siendo aplicado en los hospitales San Borja y Sótero del Río. Dado su gran tamaño, este último recinto permitirá hacerle todos los ajustes al modelo, para luego exportarlo a otros establecimientos.

La mejora de la gestión también implicará invertir más en tecnología. La subsecretaria Verdugo dice que en noviembre y diciembre “invertimos casi $50 mil millones para tener mejor equipados los hospitales, y este año contamos con más de $20 mil millones para reinvertir en aquellos hospitales que plantean que sus listas de espera se deben a que hay algún elemento que no tenían disponible para aumentar el volumen de las intervenciones”.
Recuadro :
SISTEMA

El equipo de la U. de Chile también ha mejorado el sistema de gestión de la Clínica Alemana y Las Condes.

Esta entrada fue publicada en El Mercurio, Nacional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.