Empresarios ven impracticable fórmula del Gobierno de reasignar trabajadores en huelga

Frente a indicación de La Moneda que permite hacer ajustes internos en vez de reemplazar personal:

Comité laboral de la CPC se reunió ayer para analizar las modificaciones del Ejecutivo a la reforma laboral. Para la multigremial, esta es una “mala solución” y producirá efectos graves en las empresas.
MARIANA PENAFORTE

La indicación a la reforma laboral que permite hacer adecuaciones y reasignar trabajadores que no están en huelga fue presentada por el Gobierno como una fórmula equilibrada para las empresas, pero el sector empresarial no lo vio así.

Ayer, la Comisión Laboral de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) se reunió en pleno para analizar los cambios que introdujo el Ejecutivo a la reforma laboral y las conclusiones no fueron positivas. De hecho, consideran que las indicaciones representan un retroceso respecto al proyecto ingresado originalmente en la Cámara de Diputados.

La norma específica dice que los trabajadores no involucrados en la huelga podrán ejecutar las funciones convenidas en sus contratos y que el empleador podrá efectuar las adecuaciones necesarias con ese objeto.

Para la CPC, esa norma tendrá muy pocas posibilidades de uso y, tal como está concebida, tiene muchas limitaciones. “Es una mala solución, imposible de aplicar. Los casos se podrán contar con los dedos de las manos y producirá efectos graves en las empresas”, afirman desde la CPC.

Las limitaciones impuestas para el uso de dicha opción son tres: no se podrá contratar trabajadores en los 30 días previos a la negociación colectiva; no se permitirá el cambio de sitio o recinto de los trabajadores para reemplazar a los huelguistas, y tampoco se podrá ofrecer aumento de remuneraciones durante la negociación colectiva.

En el empresariado comentan que esto limita el actuar de las grandes industrias. En el retail , por ejemplo, pueden llegar a contratar 500 personas en un mes, lo que quedaría restringido antes de la negociación colectiva. En una eventual huelga en la banca, advierten que no podrían trasladar los trabajadores para que una sucursal siga funcionando, dada la restricción territorial.

Expertos: “Eufemismo”

Los abogados también encuentran que esta solución es compleja. Para Héctor Humeres, abogado laboralista, el Gobierno no quiso explicitar la prohibición del reemplazo interno y la indicación fue un eufemismo que tácitamente sí lo prohíbe. “No sé si otro país lo tiene así, lo dudo. Sospecho que es una creación netamente criolla”, señala.

María Elena Reyes, de Cuevas Abogados, dijo que no queda claro hasta qué punto es permitido el reemplazo interno, lo que puede dar pie a una judicialización. “La Corte Suprema ha sancionado por prácticas desleales a empresas que han efectuado reemplazos internos”, plantea. Para Reyes, no está claro dónde termina el “puesto” del trabajador y comienzan sus “funciones”.
Recuadro :
-Comité Económico

La Presidenta encabezará hoy en La Moneda una reunión del Comité Económico de Ministros, que habitualmente se realizan en Hacienda.

– Sofofa cita a inédito consejo extraordinario

Un inédito Consejo General extraordinario, el primero bajo la presidencia de Hermann von Mühlenbrock, tendrá la Sofofa el próximo lunes, a las 17:00 horas, para tratar la reforma laboral. Durante esta semana, diversos consejeros llamaron al líder del gremio, expresando la necesidad de tener un encuentro para reafirmar la postura y estrategia de la industria frente a las indicaciones que ingresó el Gobierno durante el fin de semana. Se espera que uno de los miembros del Comité Laboral de la Sofofa haga una exposición en la instancia. Por su parte, el Comité Ejecutivo de la CPC se reúne hoy para seguir analizando las indicaciones, pero dará a conocer su postura solo la próxima semana.

– Hacienda oficializa apoyo a indicaciones pro pymes de senadores

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, hizo ayer oficial el apoyo del Ejecutivo a un paquete de indicaciones pro pymes firmadas por distintos senadores del oficialismo y de oposición.

Entre las normas propuestas por los parlamentarios para proteger a las empresas de menor tamaño está la que propone subir el quórum para conformar un sindicato en las pymes. Actualmente se necesitan 8 trabajadores y se elevarían a 25 con esa indicación. Ello, en las empresas que tengan más de 50 trabajadores. Se requerirá tener y mantener un mínimo de 25 trabajadores que representen, a lo menos, el 10% del total de los que presten servicios en ella.

Eso implica que en dichas empresas no tendrían derecho a huelga, por ejemplo, porque estarían fuera del proceso de sindicalización y negociación colectiva.

Otra de las indicaciones apunta a que en las micro y pequeñas empresas puedan existir grupos negociadores y sindicatos. La reforma laboral elimina la existencia de grupos negociadores para las grandes empresas.

El acuerdo fue valorado por el presidente de la Conapyme, Rafael Cumsille, quien señaló que eso deja en mejores condiciones a 700 mil empresas, mientras que el líder de la Multigremial de Emprendedores, Juan Pablo Swett, dijo que las empresas medianas quedan “en tierra de nadie”, ya que no entran en las reglas especiales.

Varias de las indicaciones están firmadas por los senadores Eugenio Tuma (PPD), Andrés Zaldívar (DC), Ignacio Walker (DC), Jorge Pizarro (DC), Andrés Allamand (RN), Hernán Larraín (UDI), Rabindranath Quinteros (PS) y el independiente Alejandro Guillier.

Esta entrada fue publicada en Economía y Negocios, El Mercurio y etiquetada . Guarda el enlace permanente.