Más mujeres emprendedoras en Chile

10/11/2015

—por JOSÉ TOMÁS INFANTE— Gerente general y cofundador de Cervecerías Kross
Agrandar Tamaño Texto Disminuir Tamaño Texto
POCOS PODRIAN poner en duda que uno de los rasgos que caracteriza a Chile es su capacidad emprendedora. Este argumento flaquea cuando vemos que la presencia femenina es menor de la que quisiéramos. De acuerdo con una encuesta del Ministerio de Economía, hoy solo 38% de los 1.753.505 emprendedores de Chile corresponde al género femenino. Este es un indicador que supera la realidad de otros países, pero necesitamos más mujeres que se empoderen y cumplan ese rol.

En el análisis interno, uno de los factores clave que impide esa mayor presencia de mujeres emprendedoras es nuestra cultura aún machista y poco inclusiva. Necesitamos seguir transitando por ese cambio que se percibe con más fuerza, pero que aún tiene relegado a un grupo importante de mujeres que sueña con un proyecto exitoso, pero que no cuenta con las herramientas para llevarlo a cabo.

Este cambio cultural que se necesita para abrir el camino a la mujer que se decide a emprender queda de manifiesto en la Encuesta Nacional Bicentenario de la Universidad Católica y GfK Adimark, que concluyó que 53% de las personas considera que la familia se descuida si la mujer trabaja a tiempo completo. Si bien llama la atención que esta percepción es algo superior entre las mujeres (55%) que entre los hombres (51%), en lo concreto, de los países de la OCDE Chile tiene la menor tasa de participación laboral femenina.

Solo 48,3% de las mujeres en edad laboral trabaja y, según el INE, una de cada tres mujeres que no trabaja señala razones familiares como causa. Otro dato: 57,9% de las mujeres declara emprender por necesidad, frente al 42,7% de los hombres que lo hace por cumplir un objetivo. Afortunadamente, no estamos en la etapa inicial. Hemos dado pasos importantes en la integración de la mujer al emprendimiento y existe un grupo importante que ha dejado su impronta de empuje, entusiasmo y creatividad.

Se trata de mujeres que se han atrevido en un ecosistema aún complejo para ellas. Nuestra labor está en seguir instando al cambio para que en Chile no se distinga por sexo a la hora de emprender, sino que se fomenten los sueños de quien se atreve a tenerlos.

 

Esta entrada fue publicada en Pulso y etiquetada . Guarda el enlace permanente.