¿Qué se debe cumplir y qué está pendiente en la Ley de Fármacos?

25-11-2015
La norma, que rige desde febrero de 2014, introdujo regulaciones a la venta, acceso y prescripción de remedios. Hoy se cumple sólo en parte, por falta de reglamentos.

Salas de venta con los medicamentos dispuestos en góndolas, al alcance de la mano, para facilitar la comparación de precios y contenidos. Expendio en dosis exactas, mediante el fraccionamiento de remedios, y a partir de una receta médica que incorporaría el nombre genérico, para poder intercambiarlos por bioequivalentes, más económicos, cuando el paciente lo requiriera.

Así deberían ser al día de hoy las farmacias del país, según lo promovía la ley que regula el acceso, venta y prescripción de medicamentos, vigente desde febrero de 2014, y conocida como “Ley Nacional de Fármacos”.

De ésta, sin embargo, sólo parte se está cumpliendo. A 21 meses de su publicación en el Diario Oficial, la norma carece de los reglamentos que regulan algunos de los aspectos más ciudadanos, formulados en función a mejorar la transparencia del mercado y disminuir el alto gasto de bolsillo en medicamento que tienen las personas.

Entre estos mandatos están los cambios a la receta médica, que obligaría a los profesionales a prescribir el nombre genérico -además de la marca-, tanto como información al paciente, como para ampliar sus opciones de compra.

Según la pasada administración, esta disposición tenía vigencia inmediata (ver imágenes de presentación del gobierno). Sin embargo, el gremio médico y las actuales autoridades plantean que no ha entrado a regir, pues está a la espera del reglamento, lo que avala que no se esté cumpliendo. “Si estuviera vigente se podría utilizar la receta médica con el beneficio de prescribir genéricos bioequivalentes. Eso lleva a que la personas tengan una prescripción con un fármaco de calidad y seguro”, dijo el presidente del Colegio Médico, Enrique Paris.

Otro pendiente -y voluntario-, es trasladar los remedios que no requieren receta médica desde detrás del mostrador, a las góndolas de las farmacias que hoy exponen productos de higiene, aseo y belleza. A esto se suma el fraccionamiento, que tendría un plazo de hasta 12 meses para las farmacias, y que permitiría a las personas pagar exactamente las dosis que necesitan, en lugar de cancelar los excedentes contenidos en las presentaciones de 10, 20 o 30 píldoras.

“El fraccionamiento habría bajado el gasto en medicamentos”, sostuvo la diputada independiente, Karla Rubilar, quien añadió que “hay una grave falta a los deberes por parte del ministerio de Salud, pues a más de 20 meses de la promulgación de la Ley de Fármacos, recién el 2 de noviembre pasado ingresó el reglamento, impidiendo su ejecución”, sostuvo.

El ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, sostuvo que, la Ley de Fármacos “resuelve, si se hubiese aplicado, la mayor parte de los problemas que se discuten hoy. Obliga a prescribir genéricos, al fraccionamiento de medicamentos para ahorrar el costo de empaquetado del envase -el cual es uno de los motivos por los que Cenabast (Central Nacional de Abastecimiento) compra más barato-, obliga a tener todos los bioequivalentes en las farmacias, permite a Cenabast importar directamente y que los centros de salud impulsen la venta de medicamentos”. Agregó que su administración dejó los reglamentos ingresados en Contraloría, pero que fueron retirados por las actuales autoridades.

Lo anterior fue rebatido por el subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows. “No dejaron reglamento y lo tuvimos que elaborar completo. En enero de este año se terminó, fue revisado por la Segpres y luego se evacuó a Contraloría. Es un proyecto complejo y la Contraloría hace consultas”, sostuvo. Añadió que “las cosas se deben demorar lo necesario para que salgan bien. Está la voluntad de todos y esperamos que a fin de año esté aprobado”.

¿Qué fiscaliza la ley?

El Instituto de Salud Pública fiscaliza algunos aspectos de la Ley de Fármacos, como la prohibición de la “canela” o incentivo económico desde los laboratorios a los vendedores de farmacias, la presencia de químico farmacéutico, el cumplimiento del petitorio mínimo de medicamentos, la instalación de precios en los envases y la disposición de listas de precios para los clientes. En todos estos aspectos, el ISP ha detectado incumplimientos, lo que ha llevado a sanciones que van desde multas al cierre del local. Este año en la Región Metropolitana, el servicio ha hecho 351 fiscalizaciones, que llevaron a abrir 228 sumarios y dictar 87 prohibiciones de operación.

Ley de Fármacos II

El Gobierno anunció que patrocinará la llamada Ley de Fármacos II que tramita el Senado, para corregir aspectos de la primera normativa y ampliar sus disposiciones. Esto es criticado por parlamentarios y ex autoridades, que afirman que la regulación pendiente podría asumir esas materias. “La discusión es bastante extraña, como si nadie se hubiera dado el trabajo de revisar qué es lo que hay que implementar y qué existe”. Agregó que “aquí hay una cosa muy delicada y es que los legisladores se pusieron de acuerdo en un mandato legal, le dieron una orden al Ministerio de Salud y, al cabo de dos años, no hay absolutamente nada”.

Manuel Monsalve, diputado PS, dijo que “este es un tema muy importante para los ciudadanos y no es bueno que no se haya cumplido”.

Nicolás Monckeberg, diputado RN, dijo que “el gobierno actua con desidia. Podrían haber bajado los precios hace tiempo, a través de recetas médicas con genéricos bioequivalentes o bien se podría haber instalado farmacias comunales mucho antes”.

Rubilar, sostuvo que “el gobierno no ha aprobado el reglamento de una ley en casi dos años y ahora anuncia indicaciones para una norma nueva. Lo que se quiere impulsar ya existe pero no lo han podido sacar adelante”.

Leer en portal online del medio

Esta entrada fue publicada en La Tercera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.