Gremios y expertos consideran insuficiente fórmula acotada de reemplazo interno

Discusión por las indicaciones del Gobierno a la reforma laboral:

“El proyecto establece un ámbito prácticamente excepcional para un reemplazo interno. Nos estamos transformando en una legislación laboral que va a un extremo de restricción”, advierte Marcelo Albornoz, ex director del Trabajo durante el gobierno de Ricardo Lagos.
MARIANA PENAFORTE

Las indicaciones a la reforma laboral que introdujo el Gobierno el miércoles parecen no haber dejado plenamente satisfechos a nadie. Con críticas por parte del empresariado y de la CUT, la iniciativa se verá en la Comisión de Trabajo el próximo miércoles, con una serie de reparos por parte de los sectores involucrados, incluso de parlamentarios del propio oficialismo.

El ex director del Trabajo durante el gobierno de Ricardo Lagos, Marcelo Albornoz, afirma que la modalidad que encontró el Ejecutivo para que el empleador pueda hacer “adecuaciones” con los trabajadores que no están en huelga abre un espacio acotado de reemplazo interno, pero que es extremadamente limitado y que no se condice con la realidad generalizada de otros países de la OCDE, donde el reemplazo es más amplio porque permite a las partes acordar cambios concretos a la función del trabajador. “El proyecto, como está redactado, prohíbe que el trabajador y el empleador puedan acordar algún cambio temporal en las funciones que están pactando. Lo único que permite en forma clara y precisa es que el trabajador que no está en huelga y ejerce la misma función del que está en huelga, siga trabajando”, explica.

Albornoz agrega que “el proyecto establece un ámbito acotadísimo, prácticamente excepcional, muy limitado, para un reemplazo interno; prohíbe que el trabajador y empleador acuerden libremente algún tipo de cambio puntual, específico y temporal. Nos estamos transformando en una legislación laboral que va a un extremo de restricción en materia de reemplazo interno comparando con la mayoría de las legislaciones internacionales”.

El ex ministro de Hacienda del Gobierno de Sebastián Piñera, Felipe Larraín, dice que la indicación genera incertidumbre. “No se establece en forma precisa que puede haber reemplazo interno, pero se abre una suerte de posibilidad de reemplazo. Al no dejarse establecido, mi preocupación es que esto podría precisarse en el proyecto en la instancia legislativa”, afirma.

Para el abogado Enrique Uribe, de UH&C, la prohibición de mover a un trabajador geográficamente a otro establecimiento de la empresa puede hacer que el reemplazo interno acotado sea incluso “letra muerta” en rubros como el retail o el transporte, ya que es habitual el cambio de local en el que los trabajadores prestan sus servicios o de ruta para los conductores como parte del giro de estos negocios.

El académico de la Universidad de Chile Joseph Ramos sostiene que la indicación del Gobierno es insuficiente. Señala que cualquier trabajador que tenga la capacidad y preparación para realizar una función distinta a la suya, debería poder hacerlo. Ejemplifica: si los cajeros de un banco están en huelga, los ejecutivos de cuenta podrían asumir esa función y trabajar. Tal como está redactado el proyecto, ello no se permite.

Para el abogado laboralista Héctor Humeres, las indicaciones representan un avance en la línea correcta. “Son planteamientos hechos con mayor mesura, hay menos ánimo de confrontación. Prueba de ello es lo relativo al reemplazo interno, que si bien no puede ser considerado óptimo, es una apertura en el sentido correcto, al igual que el acuerdo sobre servicios mínimos y los pactos de adaptabilidad”, comenta.
Recuadro :
– Ministra Rincón afirma que huelga se realizará sin reemplazo

La ministra del Trabajo, Ximena Rincón, negó ayer que el Gobierno esté abriendo una posibilidad de reemplazo en huelga con la indicación que permite que el empleador pueda efectuar las adecuaciones necesarias con los trabajadores que no están en huelga.

“Los trabajadores en un sindicato que negocia colectivamente van a poder materializar la huelga sin reemplazo (…) es un derecho a huelga que está garantizado en nuestra Constitución y a nivel internacional; lo que hacemos es dejar claridad respecto de que pueden ejercerla sin obstáculos y que quienes no están en el sindicato puedan seguir trabajando en sus funciones y en el establecimiento donde lo hacen sin alteración, que nos parece básico”, dijo Rincón.

El cronograma del Gobierno es que la iniciativa sea despachada por la Comisión del Trabajo la próxima semana, de manera que pueda ser vista por la Comisión de Hacienda el 4 de enero. Luego sería analizada el 5 y 6 por la Sala para luego ingresar a tercer trámite en la Cámara.

– Pymes lamentan cambios en exigencia de quórum

Con desazón recibieron en las pymes la indicación del Gobierno sobre quórum sindical. Se estableció que cuando la empresa tiene 50 trabajadores o menos, podrán constituir un sindicato con ocho de ellos, siempre que representen como mínimo al 50% del total de trabajadores.

Para Juan Pablo Swettt, presidente de la Multigremial de Emprendedores, el Gobierno desconoció un acuerdo firmado en septiembre por senadores de partidos del oficialismo y de oposición, que fue apoyado por los ministros Rodrigo Valdés, de Hacienda, y Luis Felipe Céspedes, de Economía. En ese entonces, se pactó subir de ocho a 25 el quórum para constituir sindicatos en las pymes, lo que restringiría el número de trabajadores que podrían participar en una negociación colectiva.

“Es impresentable que dos ministros de Estado estén desconociendo el acuerdo firmado para que el quórum para formar sindicatos en las Mipes subiera a 25 trabajadores”, dice Swett.

Según señala Jorge Hermann, de Hermann Consultores, la lógica detrás de aumentar el número de trabajadores era disminuir la carga regulatoria laboral sobre las pymes, ya que la reforma rigidiza la relación laboral.

Agrega que 60% de los países de la OCDE eximen de ciertos requisitos de la norma laboral a las pymes con menos de 20 o 25 trabajadores. “La lógica detrás es que la regulación impone mayores costos relativos a los pequeños versus grandes. Las pymes no tienen áreas de recursos humanos para enfrentar el complejo cumplimiento normativo que impone la reforma”, agrega.

-Ocho trabajadores que representen como mínimo al 50% del total podrán conformar un sindicato.

CUT acusa que indicaciones son un “duro golpe” y CPC sostiene que no soluciona los problemas de fondo

Tanto la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) como la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) y sus ramas asociadas presentaron ayer reparos a las indicaciones que ingresó el Ejecutivo a la reforma laboral.

El presidente de la CPC, Alberto Salas, afirmó que los cambios presentados por el Gobierno “no solucionan los problemas de fondo que tiene esta reforma. Algunas de ellas sólo mitigan en parte los efectos negativos que podrían producirse”.

Para la CPC, la fórmula acotada de reemplazo interno aun es insuficiente. “Es fundamental que la huelga no cause un daño en la empresa mayor que lo que se está negociando, por tanto la alternativa de reemplazo resulta esencial”, señaló Salas. Agregó que la reforma “aleja a Chile de las prácticas que se aplican en la mayoría los países miembros de la OCDE, como son el reemplazo de trabajadores en huelga y la extensión universal de beneficios”. Lamentó, asimismo, que las indicaciones no se hagan cargo de sancionar la violencia en la huelga, dado que las indicaciones en ese sentido no fueron aprobadas en la comisión el miércoles.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Patricio Crespo, lamentó que las indicaciones no contengan cambios sustantivos al proyecto y que, después de todos estos meses, el Gobierno “no haya comprendido las reales necesidades de los trabajadores en el contexto de las relaciones laborales modernas, sino que se siga insistiendo en imponer una visión ideológica basada en el conflicto”. Para el gremio, “se ha desaprovechado una oportunidad para mejorar un proyecto que ha sido concebido sin un necesario consenso social”.

Desde la Cámara Nacional de Comercio valoran que se haya atendido a la particularidad de su sector productivo al establecerse un período de dos meses donde no se pueda negociar colectivamente, pero esperaban un avance con mayor determinación en aspectos esenciales, como una adaptabilidad sin restricciones, de manera de beneficiar también a las pequeñas y medianas empresas, además de permitir la inclusión laboral de jóvenes, mujeres y adultos mayores.

Para el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Jorge Mas, si bien algunas de las nuevas indicaciones mejoran aspectos en materia de requisitos para constituir sindicatos en las empresas de menos de 50 trabajadores y de huelga, sigue siendo una reforma que no contribuye a incrementar la flexibilidad laboral o aumentar la productividad, aspecto fundamental para la creación de nuevos empleos. Afirmó que siguen desconociendo la naturaleza de la actividad de la construcción al ampliar la negociación colectiva a trabajadores contratados por obra o faena.

Quiebre CUT-Gobierno

Tajante fue la CUT al rechazar los cambios ingresados por el Gobierno en el Senado. La presidenta de la Central, Bárbara Figueroa, dijo que “si esas indicaciones avanzan, van a ser un duro golpe a un proyecto que ya era bastante moderado”. No comparten lo presentado por el Ejecutivo y afirman que no fueron partícipes del proyecto.

“Las indicaciones, si bien resguardan aquellos elementos que ya fueron votados en la comisión -la titularidad sindical y la extensión de beneficios-, abren la puerta a debilitar las libertades sindicales por la vía de incorporar reemplazo y descuelgue en la huelga. Rebaja las multas, dando una señal al empresariado de que pueden hacer abuso ante las prácticas antisindicales”, afirmó.

Por su parte, Nolberto Díaz, vicepresidente de la CUT, afirma que los ministros Valdés y Rincón hicieron un guiño al empresariado. “Hubo abuso de confianza por parte del Gobierno con la CUT. La reforma se desvirtúa con tanta letra chica y trampa”, dice Díaz.

Figueroa afirmó que no hay actualmente una relación con el Gobierno, que no fueron escuchados en esta etapa y que “hoy no tiene sentido el diálogo con el Ejecutivo en estas condiciones”.

La dirigenta hizo un llamado a la Cámara de Diputados a ser los “defensores y guardianes” del proyecto de ley, dado que, en su opinión, la iniciativa se “desvirtuó en el Senado”.

-“(Las indicaciones) no solucionan los problemas de fondo. Algunas solo mitigan en parte los efectos negativos que podrían producirse”.
ALBERTO SALAS, PRESIDENTE DE LA CPC

-“No compartimos las indicaciones presentadas. Hoy no tiene sentido el diálogo con el Ejecutivo en estas condiciones”.
BÁRBARA FIGUEROA PRESIDENTA DE LA CUT

Esta entrada fue publicada en Economía y Negocios, El Mercurio y etiquetada . Guarda el enlace permanente.