Cencosud defiende inocencia y ve contradicción entre pruebas del caso Pollos y nueva acusación

Junto con Walmart y SMU, la firmas tienen más del 85% del negocio de supermercados en Chile:

La compañía sostuvo que un estudio de daños económicos producidos por el cartel de las avícolas concluyó que los supermercados habían sido víctimas.
JULIÁN MAUUCCO E.

Si bien Walmart (Lider) fue el primero en defender su inocencia, asegurando el miércoles que ha actuado apegada a la normativa tras conocerse la acusación de colusión interpuesta por la Fiscalía Nacional Económica contra los tres mayores supermercadistas del país, ayer fue el turno de Cencosud. La compañía dueña de las cadenas Jumbo y Santa Isabel, controlada por el empresario Horst Paulmann, acusó la existencia de una contradicción entre las pruebas que presentó la FNE en el marco del llamado “caso Pollos” (en que se multó a Ariztía, Agrosuper y Don Pollo) y este nuevo requerimiento. “La compañía descarta de plano haberse coludido con su competencia, por lo que se defenderá enérgicamente para demostrar su inocencia. Aquí no existe colusión”, expresó Cencosud, respecto de la acusación de coludirse con sus competidores para acordar precios de la carne de pollo fresca en sus locales.

Asimismo, la compañía manifestó estar sorprendida por la acusación del ente persecutor. “El requerimiento presentado por la FNE resulta sorprendente, ya que esta propia entidad, a través de un estudio económico presentado en 2012, argumentó ante el TDLC que las cadenas de supermercados y los consumidores habían sido víctimas del caso de colusión de los productores de pollos”, puntualizó, haciendo referencia al análisis que la fiscalía le encargó a quien hoy es ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Andrés Gómez-Lobo (ver recuadro).

El holding indicó que la colusión es “una práctica inaceptable y que merece el mayor repudio”. Adicionalmente, sostuvo que desde 2008, Cencosud ha implementado, para todos sus ejecutivos, un programa de buenas prácticas y de cumplimiento de libre competencia. Es más, conocedores indicaron que antes de ser nombrado como fiscal nacional económico, era el propio Felipe Irarrázabal quien impartió varias de estas capacitaciones.

A pesar de la convicción de que no habrían participado en un cartel, Cencosud es consciente de la condena social que trae aparejada esta acusación. “Tendremos la oportunidad de demostrar ante las instancias pertinentes que jamás hemos pretendido perjudicar a nuestros clientes”, aseveró la compañía.

SMU: prepara defensa

Mediante un hecho esencial a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), SMU -que opera Unimarc, Alvi y otros formatos- expresó su rechazo a las prácticas anticompetitivas de que se le acusa. La firma ligada al empresario Álvaro Saieh aseguró: “SMU rechaza cualquier actuación que atente contra la libre competencia y demostrará su inocencia ante las instancias pertinentes”. De este modo, tanto Cencosud, Walmart como SMU aseguraron su disposición a seguir colaborando en la investigación.
Recuadro :
– Mandataria pide aprobación de proyecto de libre competencia

La Presidenta Bachelet rechazó fuertemente ayer los actos de colusión denunciados por la FNE. “Condeno absolutamente este nuevo caso de colusión de los supermercados que ha sido conocido, o cualquier caso de colusión que afecta la confianza entre nosotros y el presupuesto familiar”, dijo la Mandataria, quien afirmó que estas situaciones son “inaceptables y condenables”.

Tanto ella como los ministros del área económica -quienes se reunieron ayer para analizar el caso- hicieron un llamado a los parlamentarios para que la ley que fortalece la libre competencia esté aprobada a fines de enero. Sin embargo, algunos legisladores ven este escenario como poco probable, dado que el proyecto debe ir a comisión Mixta y quedan solo tres semanas legislativas.

– Gremio de supermercados manifiesta su oposición

Un día después de conocerse el requerimiento presentado por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) en contra de las tres supermercadistas Cencosud, Walmart y SMU, la Asociación de Supermercados (Asach) -que reúne a las firmas acusadas junto con cadenas de menor tamaño- manifestó su oposición a los actos que afecten a los consumidores.

A través de una declaración, la Asach expuso su rechazo a “aquellos actos que afecten a los consumidores y el desempeño del libre mercado”.

Además, el gremio aseguró que cumple estrictamente con la guía de recomendaciones de la Fiscalía Nacional Económica para gremios, en la cual se establecen los parámetros de conducta con criterios jurisprudenciales fijados por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) y cuyo fin es evitar que estas asociaciones tengan un rol similar al que tuvo la Asociación de Productores Avícolas en el llamado “caso pollos”.

“Nuestra disposición y la de nuestros asociados ha sido y será, como siempre, colaborar con las autoridades e instituciones correspondientes”, puntualizó la asociación que preside Susana Carey.

-“Condeno absolutamente este nuevo caso de colusión de los supermercados que ha sido conocido, o cualquier caso de colusión”.
MICHELL BACHELETT, Presidenta de la República

– Estudio de “caso pollos” reveló daño por US$ 1.182 millones a supermercados, mayoristas y carnicerías

El estudio que le encargó la FNE en 2012 a la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile podría ser usado como uno de los argumentos de los supermercados para rechazar su participación en la colusión que los acusa el ente persecutor. El informe -elaborado por el actual ministro de Transportes y Telecomunicaciones (en ese entonces académico asociado del Depto. de Economía de esa casa de estudios), Andrés Gómez-Lobo, y José Luis Lima- realizó una estimación del daño económico por 33,3 millones de UF (US$ 1.182 millones), que ocasionó la colusión del pollo en que figuraron Agrosuper, Ariztía y Don Pollo.

El documento dice que las empresas intermediarias que compran pollo al por mayor (supermercados, almacenes, carnicerías, etc.) son los compradores directos, mientras que para efectos de la investigación, los indirectos serían los consumidores finales. El informe cita que el daño a los consumidores se produce en la medida que los compradores directos traspasan parte del alza de los precios colusivos a sus propios clientes, hasta llegar al consumidor final.

Además, revela que “los intermediarios reducen su demanda por el producto de las empresas coludidas -debido a su alto precio- y pierden entonces el margen neto que obtendrían -en un escenario sin colusión- de las ventas de estos productos a los consumidores finales”.

Al ser consultado ayer, el ministro dijo: “(El estudio) calculaba el daño por la colusión de los productores de pollos y se debía exclusivamente a ese tema. En su momento no existía información, o al menos yo no la tenía, respecto a otro tipo de colusión en la industria”.

-“En su momento no existía información, o al menos yo no la tenía, respecto a otro tipo de colusión en la industria”.
ANDRÉS GÓMEZ-LOBO, Ministro de Transportes y Telecomunicaciones

Esta entrada fue publicada en Economía y Negocios, El Mercurio y etiquetada . Guarda el enlace permanente.