Fonasa propone mejorar coberturas de libre elección para competir con isapres

13-01-2015
Atenciones ambulatorias tendrían financiamiento del 60% y hospitalarias llegarían al 80%.

Un aumento a las coberturas financieras en las prestaciones ambulatorias y hospitalarias propuso Fonasa para mejorar la calidad del seguro público y hacerlo más competitivo con la oferta de las isapres. Esto, en el marco de los cambios que incluirá la reforma a las aseguradoras privadas y para evitar un trasvasije masivo de afiliados.

“No es posible hacer una reforma a una parte, porque hay vasos comunicantes y lo que uno reforma en una, afecta a la otra. Por lo tanto, tenemos que fortalecer el seguro público para que esté en las mismas condiciones en que van a quedar las isapres”, dijo la titular de Fonasa, Jeanette Vega, aludiendo al proyecto de regulación al seguro privado, próximo a ingresar al Congreso.

La Modalidad Libre Elección (MLE) de Fonasa -que permite a los grupos B, C y D comprar bonos para atenderse en el sector privado-, define una regla general de bonificación que alcanza al 50%. Sin embargo, en la práctica, considerando los tres niveles de atención y los pagos directos de beneficiarios por día cama y pabellón, la cobertura efectiva, promedio, baja al 40,2%.

Así, la propuesta de Fonasa busca aumentar la protección financiera al 60% en la atención abierta o ambulatoria, como consultas médicas, exámenes de laboratorio e imagenología, medicina nuclear y transfusional, kinesiología, salud mental, prótesis y enfermería, entre otras.

En el caso de la atención cerrada u hospitalaria, la cobertura subiría al 80%, incluyendo intervenciones quirúrgicas, procedimientos y días cama. También, 80% de protección tendrían las intervenciones del Pago Asociado a Diagnóstico y se daría gratuidad al Grupo PAE, que integra intervenciones sanitarias de emergencia.

La iniciativa considera, además, la alta demanda de libre elección: en 2015 fueron 5.078.501 los beneficiarios que accedieron 50.405.166 prestaciones. “Queremos, fundamentalmente, que los usuarios tengan los mismos derechos y que no haya o no aumente la discriminación”, añadió Vega. Según el cálculo de Fonasa, en un escenario a 4 años, los cambios tendrían un costo de fiscal de $ 99 mil millones, permitiendo reducir el gasto de bolsillo de los usuarios. “Tiene un costo, pero no es impagable”, dijo Vega, agregando que la mejora de coberturas permitiría reducir la lista de espera.

Otros cambios propuestos por Fonasa, además, incluyen la facultad de definir la categorización de usuarios -hoy netamente según ingresos- para incluir variables de riesgo. También se planteó avanzar en la modalidad de financiamiento del seguro -según 7% o de acuerdo a una prima- y en el mecanismo de selección de nuevas coberturas.

Reacciones

En el gobierno, la propuesta de Fonasa ha encontrado detractores, que plantean que implicaría elevar los pagos a privados y traspasar a ese sector la atención de afiliados del seguro público, en un contexto en que se impulsa la construcción de hospitales y la formación de especialistas para ampliar la red de asistencia y mejorar la atención.

Entre los académicos, en tanto, hay apoyo a la idea. “Es imprescindible reformar Fonasa junto con las isapres, si no se quiere poner en riesgo a mediano o largo plazo a ambos seguros. Nosotros calculamos que se podían llegar a cambiar 1,3 millones de personas desde Fonasa a las isapres con la reforma en régimen y Fonasa podría perder $ 160 mil millones de pesos por esto”, explicó Héctor Sánchez, director del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello.

Ana María Albornoz, gerente general de Clínicas de Chile, dijo que “los pacientes valoran la atención rápida, oportuna y de calidad que los prestadores privados ofrecen, por lo que si Fonasa aumenta la cobertura de la Modalidad Libre Elección, podría esperarse una mayor afluencia de pacientes a las clínicas. Los prestadores privados tenemos las capacidades, herramientas, infraestructura y tecnología para dar respuestas a estas necesidades”.

Por su parte, el titular de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, señaló que “el sistema isapre siempre ha aceptado la competencia, no obstante que hay un sistema, Fonasa, subsidiado en un 70% por aportes fiscales. Pero si la cobertura alcanzara un nivel tan bueno con libre elección y la gente pudiera ir a la mejor clínica del sector oriente, no me cabe la menor duda de que sería una competencia subsidiada y desleal gigantesca y un problema de libre competencia a evaluar”.

Leer en portal online del medio

Esta entrada fue publicada en La Tercera, Nacional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.