Afiliados adeudan $33 mil millones a Fonasa por préstamos para pagar atenciones de salud

25/01/2016

 

Cuando un afiliado del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) necesita una atención y no tiene el dinero suficiente para costearla, puede pedir un préstamo a su seguro de salud. Es más, puede pedir sucesivos créditos para atenciones, solo con la condición de mantener al día los pagos, que por ley no pueden exceder el 10% de la renta mensual del cotizante, si es que el préstamo se hizo para una atención en hospitales o en el sector privado, o al 5% en caso de Ley de Urgencia, hasta que salde la deuda, que es heredable.

Este beneficio ha hecho que el saldo de deuda acumulado de los beneficiados con el seguro público llegue a $33.177 millones. Para dimensionar la cifra, por ejemplo, esta equivale a casi un cuarto del total de la deuda que hoy tienen los hospitales, y que se eleva por sobre los $139.000 millones.

Pero todas las ventajas de este tipo de créditos de salud, desconocidas para la mayoría de los afiliados al seguro público, tienen un tope. Es decir, no es llegar e ir a cualquier lugar y luego pedir un crédito, porque el seguro público cubrirá hasta el valor del arancel que haya pactado con el centro de salud respectivo. Si existe diferencia, deberá ser cubierta por el asegurado.

Así lo explica la directora del fondo, Jeanette Vega: “Supongamos que un día cama cuesta $300 mil en la clínica que eligió el afiliado, el arancel Fonasa son $200 mil y la cobertura hospitalaria es de 15% del arancel; es decir, $30 mil en este caso. El afiliado puede entonces pedir un préstamo por la diferencia entre esos $30 mil y los $200 mil para cubrir el arancel, pero los $100 mil restantes deberá costearlos por su cuenta”.

Vega agrega que quienes más utilizan este beneficio son los adultos mayores y los enfermos crónicos. Pero cualquier beneficiario que lo requiera puede solicitarlo, y Fonasa está en la obligación de asistirlo, como parte de la trama de la seguridad social en el país. Sin ir más lejos, a octubre de este año un total de 12 mil personas habían solicitado estos créditos.

La mayoría (6.624), para financiar atenciones en el sector privado de salud, a través de la modalidad de libre elección. Le siguen los casos de Ley de Urgencia (5.368) y para atenciones en hospitales (108).

Millones incobrables

Pero la enorme diferencia entre los montos que piden los usuarios y los valores máximos que se les puede cobrar hacen que la deuda se vaya acumulando. Sin embargo, la cifra es una quinta parte de la que se mantenía hasta hace un par de años, cuando se totalizaban $161 mil millones de deuda de afiliados con Fonasa.

Ante esta situación, durante el año 2014 se decretaron como incobrables cuentas impagas por más de cinco años, lo que redujo la cifra.

Esta situación tiene que ver, según la directora de Fonasa, no tanto con la gestión de cobranza por parte del organismo estatal, sino con la limitante de cobro por parte del seguro, ya que se estima una recaudación mensual de unos $400 millones de los dineros de préstamos.

Es decir, unos $4.800 millones al año, mientras que durante 2015 se prestaron $7.108 millones, por lo que está considerado que todos los años se acumule un saldo de deuda.

PRÉSTAMOS SUCESIVOS
Un usuario puede pedir varios créditos consecutivos, con la sola condición de estar al día en el pago del primer crédito.

Ver en sitio del medio.

Esta entrada fue publicada en El Mercurio y etiquetada . Guarda el enlace permanente.