Así son los exámenes cardiológicos con imágenes full 3D

1/2/16

Es el ecógrafo de corazón más moderno de Latinoamérica

Esta tecnología de punta proporciona un diagnóstico rápido, preciso y que no requiere de un procedimiento invasivo en el paciente.
PALOMA MIRANDA

Cuando la medicina empezó a dar los primeros avances, los cardiólogos lograron examinar el corazón con osciloscopios, los que permitían escuchar los latidos de manera más clara. Una tecnología mucho más evolucionada es con la que recientemente cuenta el Laboratorio Clínico de la Universidad Católica, donde tienen una Sala de Excelencia de Ecocardiografía dotada con el nuevo equipo ultrasonido cardiovascular EPIQ 7 full 3D, que proporciona un diagnóstico rápido, preciso y que no requiere de una intervención invasiva. Respuestas que antes se tenían sólo abriendo el pecho de un paciente, hoy se obtienen con un procedimiento simple.

Esta máquina, única en Latinoamérica, tiene un transductor, que es un elemento electrónico que produce ondas de ultrasonido que se depositan o impactan en el tórax y que emiten ecos de éstas desde la piel, grasa, músculos, el corazón y en todas las estructuras de éste. A partir de esos rebotes se van construyendo las imágenes que pueden ser vistas de manera tridimensional con una increíble resolución y calidad.

El doctor Samuel Córdova, académico de la División de Enfermedades Cardiovasculares de la Facultad de Medicina UC y director de esta nueva sala, explica que “esta tecnología de punta es una herramienta de soporte de diagnóstico que entrega información sobre la estructura, función y los variaciones hemodinámicas -cambios de presiones sanguíneas- en el corazón, lo que facilita detectar enfermedades graves o infartos, ver qué paredes fueron afectadas, dónde y cuánto porcentaje del corazón se dañó. Si esta emergencia genera complicaciones, se puede localizar roturas de sus válvulas”.

Además, esta innovadora herramienta se diferencia de las demás por mejorar la calidad de las imágenes y su resolución temporal y espacial, es decir, que a diferencia de las más antiguas, no va entregando imágenes cada 10 o 20 segundos, sino que muestra la secuencia del movimiento del corazón en tiempo real y desde todos los ángulos. Y no solo eso, de la variedad de exámenes que hay para el corazón, ya sean rayos X o escáner, esta opción es la más económica. Tiene un costo cercano a los 80 mil pesos, por Fonasa nivel tres.

Otra gran ventaja es que también posibilita analizar la estructura cardiológica de los fetos desde el tercer trimestre de gestación de una manera asombrosa, captando detalles específicos de la estructura del pequeño corazón.

-¿Cómo se hace el examen?

-El paciente primero es conectado a tres electrodos (hombros y pecho formando un triángulo) para tener registro de actividad eléctrica y luego en posición de cubito lateral izquierdo se investigan las ventanas del corazón. Si este examen superficial no responde las preguntas del doctor, se hace un examen transofágico endoscópico (a través de la boca y hasta el estómago) para ver el corazón desde adentro del cuerpo.

Por ser de un tamaño mediano, la EPIC 7 permite ser trasladada hacia cualquier sala o pabellón de la clínica y en caso de corte de la energía eléctrica sigue funcionando por 4 horas.

Esta entrada fue publicada en El día, Las Últimas Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.