Estudio revela que desempleo en 2015 sería de 10% al analizarlo por horas trabajadas

3/2/16

Informe de la CCS advierte que persistente descenso de horas trabajadas revelaría debilitamiento del mercado laboral.

Envejecimiento de la fuerza de trabajo y empresas que mantienen dotación con jornadas más cortas, explicarían el fenómeno.

Con todo, el gremio del comercio sugiere la configuración de un proceso de cambio estructural de la fuerza de trabajo en Chile.
Carlos Agurto

La tasa de desempleo de 5,8% en el trimestre móvil octubre-diciembre y de 6,2% promedio el año pasado, según datos publicados la semana pasada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), develaría la resiliencia del mercado del trabajo al proceso de desaceleración que enfrenta la economía chilena. No obstante, un análisis de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), con datos a noviembre de 2015, mostraría un deterioro de dicho mercado, considerando las horas efectivamente trabajadas.

“Este es un cálculo hipotético, en que uno dice qué pasaría si lo medimos no por personas, sino que por horas de trabajo. No es lo mismo tener a dos personas trabajando 8 horas diarias, versus tener esas mismas dos personas pero trabajando una hora”, explica George Lever, gerente de Estudios de la CCS. “Analizando eso, uno se da cuenta de que no es el mismo mercado laboral. Cuando uno mide desempleo con la metodología tradicional no está haciendo esa distinción”, agrega.

De acuerdo con el informe, en 2014 y 2015 el número de empleos creció 1,4% promedio en 12 meses, pero el número de horas trabajadas sólo en 0,9%. Este patrón se repite en los últimos cinco años, con 2,6% y 1,3%, respectivamente. Desde esa perspectiva, el estudio de la CCS considera que la tasa de desocupación habría estado subiendo gradualmente en los últimos años, hasta el equivalente a 10% promedio en 2015, en lugar del 6,4% promedio de la medición del INE, basada en el número de empleos en el trimestre septiembre-noviembre del año pasado.

El economista de BCI, Antonio Moncado, dice que el mercado laboral en el último tiempo se ha visto bastante descorrelacionado de lo que son las cifras de actividad. “Es un fenómeno que ha sido relativamente estudiado en los países emergentes y tiene que ver básicamente con la sensibilidad respecto a la variable de definición de lo que es una persona ocupada”, explica Moncado.

De hecho, el experto manifiesta que la única exigencia para ser calificado como ocupado es haber trabajado al menos una hora dentro de la semana. “Sin embargo, si uno hace una mayor exigencia respecto a la definición de una persona ocupada, sin duda te vas a encontrar con una tasa de desempleo que probablemente sería más alta que lo que hemos observado en lo último”, añade.

En esa línea, Lever advierte que por el lado de la demanda, “lo que podría estar pasando es que las empresas mantienen la planta de trabajadores con menos horas de trabajo y con un gasto laboral menor”.

Por el lado de la oferta, “está el envejecimiento de la población en edad de trabajar y eso hace que vayamos estructuralmente hacia menos horas trabajadas. Mientras mayor es la edad, menos son las horas trabajadas, sobre todo después de la jubilación”, agrega.

En efecto, el informe revela que la creación total de ocupaciones en los últimos años ha estado concentrada en los rangos etarios superiores. “Del total de nuevas ocupaciones en el período 2010-2015, 171 mil tomaron lugar en el rango de 65 años y más, que trabajaron en promedio sólo 34,7 horas semanales en lugar de las 45 horas de una jornada completa”. Del mismo modo, “se crearon 322 mil nuevas ocupaciones en el rango etario de 55 a 64 años, el que también revela una jornada media más breve de 39,3 horas semanales”, agrega el estudio.

Esto ratificaría que la fuerza de trabajo ocupada en la economía chilena ha experimentado importantes cambios en los últimos años. Según el documento, se ha registrado un aumento en la edad promedio de los ocupados en el último tiempo (desde 41,9 años en 2010 a 43,3 años en 2015). Y la reducción en el número promedio de horas trabajadas por empleado ha caído desde 39,5 horas en 2010, a 38,8 horas en 2015.

Con todo, la CCS advierte que en medio del proceso de desaceleración de la economía chilena, estos antecedentes sugieren un cambio estructural en el mercado laboral. “La clásica correlación que indicaba que por cada punto de crecimiento del PIB correspondía a medio punto de crecimiento en el empleo está siendo desafiada, ya que en los últimos años esta relación ha estado sistemáticamente bordeando el 1:1”, concluye el estudio.
Recuadro :
PARA ENTENDER

Estudio de la CCS asegura que al realizar un análisis por horas trabajadas, la tasa de desempleo habría llegado a 10% en 2015.

Situación revelaría un deterioro del mercado laboral en medio de un proceso de desaceleración de la economía chilena.

Con todo, este fenómeno estaría llevando a una nueva configuración de la fuerza de trabajo en el país, dice la CCS.

Esta entrada fue publicada en La Tercera, Negocios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.