Patrick Hollard y Chile: “Será un año en el mercado del empleo, igual o peor (que el anterior)”

9/2/16

Entrevista con director ejecutivo de Page Group para Latinoamérica

Advierte que el que haya una mayor posibilidad de tensión laboral en el país hace “que la gente vea los fantasmas de Argentina, de Brasil, y se asusten”. Observan pérdidas de empleo en segmentos más cualificados.
Pierina Bertoni

El mercado laboral se ha mostrado resiliente a la desaceleración económica que está viviendo Chile, pues a pesar del bajo dinamismo de la actividad, las tasas de desempleo parecen no aumentar. Sin embargo, hay un deterioro que se palpa, señala Patrick Hollard, director ejecutivo para América Latina y Estados Unidos de Page Group, especialista en reclutamiento, ya que no están entrando nuevos proyectos al país. Ahora las empresas estarían pensando dos veces antes de contratar, señala.

¿Cómo ven el panorama para Chile y la región este año y el 2017?

El escenario para Chile continúa bastante positivo para nosotros. Continuaremos con el objetivo de crecer y de generar inversión. En cuanto al escenario de América Latina, vemos que Brasil seguirá con una situación tan complicada como el año anterior. Como estamos lidiando con personas, tenemos que ir a lugares donde hay oportunidades, y consideramos a Chile y el lado Pacífico de América Latina de expansión para nosotros.

¿Y en cuanto a la evolución del empleo?

Va a ser un período desafiante, porque creemos que será un año en el mercado del empleo, igual o peor (que el anterior). No esperamos nada bueno del mercado chileno. Pero nosotros, como estamos especializados en muchos rubros, creemos que hay diversas oportunidades. Por ejemplo en tecnología seguimos viendo que existe un área por desarrollar. En ingeniería, en construcción, hemos tenido un 2015 buenísimo y el 2016 también ha empezado muy bien.

¿Cuáles son los sectores que se han visto más afectados con la desaceleración de la economía?

Mundialmente lo que llamamos operación, o sea todo el mundo de ingeniería creció menos que el resto de las contrataciones. Claramente la economía mundial se calmó, las plantas no crecieron tanto y eso se notó. En Chile, pese a ser un país muy industrial, me sorprende por ejemplo que el negocio de la minería está andando muy bien para nosotros, tuvimos bastante demanda últimamente.

¿Pero no es un sector donde se ha despedido bastante gente?

Hay que discernir lo que es el sector de la minería, de lo que es nuestro negocio de la minería. El sector de la minería claramente está tocado por el precio, ha habido muchos despidos porque se están centrando en faenas que son más rentables. Las que no lo son, las están cerrando. No está entrando ningún proyecto nuevo, ninguna nueva faena, ninguna nueva inversión en iniciativas novedosas. Lo que sí hay son contrataciones muy específicas y puntuales para operaciones que ya están lanzadas.

En ese sentido, ¿cuánto han afectado los problemas de confianza?

Es un hecho que las empresas están pensando un poco más antes de tomar una decisión de inversión. Eso es claro y no sólo en Chile, cualquier cambio de las reglas del juego sin duda impacta en las decisiones de las empresas.

¿Están frenadas las empresas?

Nosotros acompañábamos mucho a compañías que venían nuevas a instalarse en Chile, porque era la entrada para empresas extranjera al resto de Latinoamérica y en los últimos meses se ha frenado muchísimo. Es normal, hay una cierta incertidumbre porque ni siquiera es que las condiciones sean peores de las que había, de momento el problema es que ni siquiera está claro cuáles van a ser la definiciones de las nuevas reglas del juego. El que haya una mayor posibilidad de tensión laboral, cuando Chile ha sido un país muy tranquilo para todos los inversores extranjeros, ya sea en costo laboral o en la sindicalización de las compañías, hace que se modifique mucho la foto y que la gente vea los fantasmas de Argentina, de Brasil, y se asusten lógicamente. Esto, porque Chile había sido y ojalá siga siendo un país que rompe o que se sale de esa norma de sobreprotección al trabajador, o de costos laborales altos que impiden abrir operaciones en Chile.

¿Y la desconfianza y deterioro del empleo es sólo por factores internos?

Hay factores internos, sí, pero también hay externos: el contexto mundial es de duda, China, los commodities, la situación de Europa, la FED que está aumentando las tasas, las divisas. Hay una dinámica que no crea esta continuidad certera de crecimiento, lo que ha afectado a todos los países incluyendo Chile. Si tenemos una situación interna de dudas, de cambio de reglas del juego, y un escenario internacional también que está estresado, eso impacta y de las primeras cosas que impactan son las contrataciones.

Pero en general la tasa de desempleo no ha subido. ¿Cómo lo lee?

Cuando vemos la tasa de desempleo global, para nosotros no es un indicador muy importante, porque engloba una parte de la pirámide que nosotros no gestionamos. Nosotros estamos en la parte cualificada de la pirámide. En ese grupo, históricamente el desempleo en Chile era casi técnico: la gente que no quería trabajar durante un tiempo, porque había prácticamente pleno empleo. Lo que hemos notado estos últimos meses es que ya tienes directores financieros, directores comerciales y account manager que se quedan sin trabajo.

¿Qué otro sector se ha visto afectado?

Nos pasa lo mismo en la banca. Ves en el periódico que están despidiendo 400 personas y por otro lado están contratando 30. Están despidiendo un determinado tipo de perfil. Hay todo un proceso de cambio de la banca, de una tradicional a una mucho más de comercio electrónico, más tecnológica, y esos perfiles no lo tienen generalmente los bancos en sus plantillas actuales.

¿Y los profesionales extranjeros siguen igual de interesados en venir a Chile?

Si miras América Latina hoy, Chile tiene una imagen muy positiva de solidez, de estabilidad y de calidad de vida. Por eso se encuentran buenos ejecutivos en América Latina que tienen interés en Chile. La imagen de Chile es muy positiva, muchos ejecutivos de grandes multinacionales en América Latina pasaron por Chile como experiencia profesional. Chile realmente es una etapa, si bien no obligatoria, sí regular para los ejecutivos, porque es un mercado que no es gigante, pero que es sólido, que tiene su complejidad.

Ya que la demanda de mano de obra en minería ha caído, ¿cómo se ha comportado en las energías no convencionales?

A nivel mundial tenemos cada día más personas que se están enfocando en esta industria, porque mundialmente está creciendo. Desde India, hasta China, Inglaterra, tenemos personas 100% enfocadas en buscar profesionales especializados en energía eólica, fotovoltaica o solar. Hay una demanda gigantesca. Hoy un ingeniero que se especializó en ese sector va a encontrar trabajo. Especialmente el sector fotovoltaico nos llamó mucho la atención y estamos enfocados en Chile en particular.
Recuadro :
Nuevas inversiones
”Es un hecho que las empresas están pensando un poco más antes de tomar una decisión de inversión”.

Minería
”No entra ningún proyecto nuevo, no entra ninguna nueva faena, ninguna nueva inversión en iniciativas novedosas”.

Energías no convencionales
”Cada día más personas están enfocándose en esta industria, porque mundialmente está creciendo desde India, hasta China, Inglaterra”.

Esta entrada fue publicada en Economía&Dinero, Pulso y etiquetada . Guarda el enlace permanente.